Con alguna frecuencia mi madre recuerda un sucedido, pongamos que de los años setenta, cuyo protagonista fue un emigrante que volvió con una buena posición económica después de haber trabajado mucho durante su juventud en América.

Siendo ya mayor, y viudo, conservaba la costumbre de ir semanalmente a la plaza de abastos, acompañando a la señora que llevaba la cocina y hacía la comida en su casa, para ver cómo se desarrollaba la compra y estar al tanto de los precios.

Un día que deseaba tratar especialmente bien a unos invitados fue a comprar marisco a un restaurante del muelle, donde le conocían bien. Eligió una langosta pero, cuando supo el precio, enseguida dijo: «no, no, no, muy cara».

La dueña, una marinera experta y deslenguada, replicó inmediatamente: «pues tus hijos cenaron ayer aquí y el precio no les importó nada». «Sí, ya, es que mis hijos son hijos de rico pero yo fui hijo de pobre».

Escribo sobre libros, y especialmente sobre libros infantiles y juveniles, en www.bienvenidosalafiesta.com.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store